Cuando una empresa lucha por su posición en el mercado está bajo los focos

Todas sus habilidades y carencias se ponen de manifiesto. En un mercado global es esencial comunicarse de forma eficaz en el lenguaje propio de los negocios, el Inglés. La utilización efectiva del Inglés afecta directamente a los resultados.

Las habilidades clave de un empleado tendrán un impacto directo en sus funciones y su productividad. El idioma es necesario para el trabajo y muchas empresas desconocen el nivel de Inglés de sus empleados y el necesario para cada puesto. La empresa acepta reforzar habilidades como el liderazgo, la calidad o el trabajo en equipo, pero frecuentemente se olvida de la comunicación.

Las organizaciones necesitan personas que adquieran nuevas habilidades y mejoren las que ya poseen. Pero para muchos el Inglés resulta una amenaza y vencerla significa un reto. El aprendizaje y mejora del Inglés parece una barrera infranqueable. Sin embargo, esta dificultad desaparece ante una correcta evaluación y análisis.

La identificación de sus áreas de mejora y la adecuación del nivel de Inglés a su puesto influye en los resultados del empleado o directivo. Cuando se aprende un idioma hay que empezar desde el principio. Realizamos este mismo proceso siempre que re-aprendemos o mejoramos una habilidad, pero frecuentemente no conseguimos grandes progresos. Si nos enfrentamos a una situación siempre con la misma estrategia, terminamos por desmotivarnos y dejamos de luchar.

Si queremos triunfar, lo más conveniente es dividir el problema en partes manejables. Al comparar lo que se sabe y lo que se ignora se pueden identificar mejor las necesidades. Cuando la empresa posee esta información puede enfocar su acción hacia aquellas habilidades y puestos que lo requieren.

La única manera de conocer el nivel real de Inglés de un empleado es evaluando sus habilidades reales y las requeridas en su puesto en cuánto a comprensión, lectura, escritura y expresión verbal. La comparación entre lo real y lo deseable determina las habilidades de Inglés necesarias y la formación requerida. Cada puesto posee unas características especiales, por lo que identificar sus necesidades especí­ficas es esencial para alcanzar los objetivos de manera rápida y precisa.

En este sentido trabajamos con nuestros clientes en la evaluación de la situación actual, la identificación de las necesidades, la adecuación y el diseño de la acción formativa.

Nuestros cursos y clases de inglés son bonificables